Photo by dbreen on Pixabay

Hola Diosas, ¿Qué tal?

En este post, os voy a dejar un ejemplo de dieta saludable según la óptica de la nutrición que seguimos en occidente y que supuestamente se basa en la cultura mediterránea. No obstante, la tan manida dieta mediterránea que las civilizaciones antiguas como la griega o romana empleaban nada tenía que ver con lo que nos venden en la tele o en los supermercados. Realmente, aquellos pueblos se alimentaban de cereales en grano (muchos de ellos desterrados de nuestros platos hoy en día como la cebada por ejemplo), la oliva y su aceite, las verduras, frutas y frutos secos que crecían en aquella zona, algún pescado y posteriormente la fermentación de la leche de cabra en forma de yogur. Vamos, ¡ni punto de comparación!

Hay muchas revistas que se centran en darnos muchísimas recetas combinando los diferentes grupos de alimentos y también libros de cocina con infinidad de platos. Están bien, no digo que no tengan buena intención. Sólo que una vez que ya has estudiado y comprendido  la nutrición energética pues en mi caso, encuentro las pautas de la nutrición clásica muy cuadriculadas en cuanto a los nutrientes sin apreciar los efectos en el organismo. Son muy genéricas pues se centran únicamente en el sabor del plato (que por supuesto es importante) y no atienden a nuestra condición de salud, género o clima salvo para contar calorías.

DIETA SALUDABLE

Siguiendo con las premisas de esta nutrición clásica podríamos planificar un primer boceto e ir probando diferentes menús, siempre teniendo presente que en cada comida, se encuentren los macronutrientes y micronutrientes dependiendo de nuestra edad y estilo de vida.

Como consejos para aplicar en este tipo de dietas y cualquier otra sería no comprar alimentos basura o consumirlos de manera ocasional. Masticar bien los alimentos y elegir a ser posible la alternativa más limpia, esto es, sin procesar y de origen orgánico.

Y por último, un ejemplo de menú resultante de aplicar los parámetros de la nutrición clásica bien podría ser este:

GRUPO DE ALIMENTOS FRECUENCIA DIARIA LO QUE EQUIVALE CADA RACIÓN
Patatas, arroz, pan y pasta De 4 a 6 raciones 1 plato normal de pasta

3-4 rebanadas de pan

1 patata grande

Verduras y hortalizas Como mínimo 2 raciones 1 plato de ensalada o verdura cocida

2 zanahorias

1 tomate mediano

Frutas Como mínimo 3 raciones 1 pieza mediana

1 taza de cerezas

2 rodajas de melón

Aceite de oliva De 3 a 6 raciones al día 10 ml que equivale a 1 cucharada
Leche y derivados De 2 a 4 raciones al día 1 taza de leche

2 yogures

2 lonchas de queso

Pescado De 3 a 4 raciones/semana 1 filete de pescado
Carnes magras, aves y huevos De 3 a 4 raciones/semana

Alternarlos

1 filete pequeño

1 cuarto de pollo

1-2 huevos

Legumbres De 3 a 4 raciones/semana 1 plato normal
Frutos secos De 3 a 7 raciones a la semana 1 puñado
Embutidos y carnes grasas Ocasional y moderado
Dulces, snacks, refrescos Ocasional y moderado
Mantequilla, bollería, pasteles Ocasional y moderado
Agua De 4 a 8 raciones al día 1 vaso
Cerveza o vino Consumo opcional y moderado

En adultos

1 copa o botellín

Las comparaciones son odiosas, ya lo sé, sin embargo es bueno saber desde donde partimos para superar lo que a priori no nos aporta salud y encauzar nuestra alimentación en una dieta más consciente con lo que realmente necesitamos cada uno.

¡Hasta pronto!