Photo by Pacto Visual on Pixabay

Hola Diosas, ¿Cómo lleváis la vuelta al cole? Si os habéis soltado la melena en verano, es posible que os sintáis con desgana y poca fuerza. Normal, cogemos con mucha ilusión las vacaciones y las exprimimos tanto que llegamos devastados a septiembre. Pero no os preocupéis, de todo se sale y aprendiendo macrobiótica os aseguro que seréis capaces de afrontar la recta final del año con los pies en la tierra.

Para finales de verano y cómo no, para las épocas de transición entre una estación y otra, lo más aconsejable desde la óptica de la nutrición energética en que se fundamenta la Macrobiótica sería adoptar los siguientes hábitos alimenticios:

  • Dar preferencia a los alimentos que aumenten la energía tierra, con sabor dulce que faciliten el trabajo de nuestros órganos.
  • Subir el fuego de la cocción de los alimentos y añadir algo más de sal.
  • Como es lógico, ir dejando las bebidas frías, helados y verduras crudas.
  • Incorporar compotas de frutas como de membrillo y probar también las uvas propias de la estación.
  • Se trata de ir calentando poco a poco el cuerpo para cuando lleguen los cambios bruscos de temperatura no le pille destemplado, evitando coger un resfriado tras otro.
  •  Cocinar con aceite que permita transportar mejor los nutrientes en forma de estofados y salteados cortos .
  • Los cereales apropiados son el mijo, el arroz dulce que concentran  y aportan más calor.
  • Las verduras  de tipo redondo, de color amarillento y de sabor dulce como las cebollas y calabazas.
  • Las legumbres pequeñas y compactas como las lentejas son las que más sintonizan.
  • Con respecto a los frutos secos recurriremos a las castañas.
  • Emplear en pequeña cantidad algas dulces como la arame.
  • Y por último, los condimentos más adecuados para ir cerrando y calentando son el jengibre y la canela.

DESAYUNOS EN VERANO TARDÍO

Para empezar la mañana podemos tomar alguna de las ideas que os propongo:

  • Crema de avena con pasas o dátiles.

TENTEMPIE DE MEDIA MAÑANA O MEDIA TARDE

Si nos apetece tomar algo a media mañana o media tarde, podemos recurrir a alguna pieza de fruta de la estación como uvas  y comenzar con las compotas de frutas como las de membrillo o manzana.

Dependiendo del hambre que tengamos y de la actividad que llevemos a cabo a lo largo del día os propongo además tomar un sándwich de pan integral de avena por ejemplo con un pate de garbanzos (hummus) o de caballa.

COMIDAS Y CENAS EN VERANO TARDÍO

Si recordáis, os expliqué que el plato prototipo en macrobiótica estaba compuesto de un 40% de cereal en grano o en sémola, otro 40% de verduras y de entre el 15-20% de proteínas incluyendo grasas y aderezos de calidad como aceite de oliva virgen extra, sal marina sin refinar o una salsa agridulce por ejemplo.

  • Pastel de mijo con almendras y pasas.
  • Croquetas de pescado.

Podemos finalizar la comida con algún pickle de fermentación más larga para facilitar la digestión así como tomar té bancha o rooibos para alcalinizar el organismo.

Esta es la época del año ideal para realizar la limpieza de nuestros órganos filtro así como reforzar nuestras defensas de cara al otoño y sobre todo al invierno.  Por lo tanto, si nos encaminamos hacia una temporada de recogimiento será ésa la tónica que deberíamos adoptar a la hora de desechar los estragos del verano.

Para ello recurriremos al alimento más centrado que conocemos en macrobiótica: el arroz integral. Si a éste, añadimos semillas de sésamo tostado, el efecto de equilibrio y concentración será mayor. Podemos tomar este alimento junto con té bancha durante un día así como ir bebiendo a sorbitos a lo largo del día una bebida  elaborada de la cocción a fuego medio-lento de cebolla y zanahoria.

Mi experiencia es que si iniciamos esta “depuración otoñal”, sería conveniente realizarla la tarde del viernes y durante el sábado si no trabajáis para que el organismo no viva el estrés del ajetreo diario. Si conseguimos darnos un bañito caliente con un puñado de sal marina, tanto mejor porque conseguiremos alcalinizar nuestro organismo y cargarlo de minerales. Creo que no es necesario decir que necesitamos descansar lo máximo posible, dormir y si podemos dejar la mente en blanco sin pensamientos recurrentes sería lo ideal.

Espero que con estos sencillos trucos, os organicéis lo mejor posible para recuperar el centro y encarar el otoño con templanza y sabiduría.

¡Feliz vuelta de vacaciones a todas!