Photo by Bru-NO on Pixabay

¡Hola Diosas!, En esta ocasión voy a explicaros algunos remedios caseros partiendo de plantas medicinales para que mejoréis de vuestras dolencias relacionadas con los órganos de tierra vinculados al verano tardío; estos son el estómago, bazo y páncreas. Normalmente, las dolencias típicas van desde inapetencia, dispepsia, gastritis y úlceras estomacales, obesidad cuando el bazo no transforma correctamente los alimentos y diabetes como alteración en las funciones del páncreas.

Algunas de las plantas son bastantes comunes y se pueden encontrar fácilmente en herbolarios y otras, quizás no os suenen tanto comercialmente pero se han usado desde antiguo.

DISPEPSIA E INDIGESTIÓN

Es el dolor que sentimos en la parte alta del abdomen después de comer, con sensación de calor e hinchazón. La dieta macrobiótica propone una serie de alimentos para curar las dolencias del estómago aunque es de sentido común que mientras nos sintamos mal, evitemos tomar alcohol, comidas muy grasientas y condimentadas, masticar muy bien los alimentos y descansar tras comer. En consideración con el elemento tierra, a sus órganos le vienen muy bien el sabor dulce natural de los alimentos y también los pertenecientes al grupo de alimentos de centro que podéis consultar aquí. Un consultor macrobiótico y un especialista en MTC además os recomendarán los productos más adecuados si lo que se tiene es dolencia por causa yin o yang, ya que variará el tratamiento según sea el origen del problema, la estación del año y la condición en general de la persona.

Evidentemente a parte de acudir a un profesional de la medicina, tenemos a nuestro alcance las siguientes plantas medicinales que aliviarán la molestia.

  • ALOE: El aloe facilita la digestión si se toma después de la comida mezclada con algo de leche pero cuidado con la cantidad porque tiene también efectos laxantes. No ingerir en caso de embarazo, lactancia, menores de 2 años, afecciones digestivas severas. Es incompatible con cardiotónicos y con el regaliz.
  • MANZANILLA: Es digestiva. Hacer una infusión con 10 gramos de flores frescas y ramitas por litro de agua. Tapar y dejar reposar después de 5 minutos de cocción.
  • POLEO: Es antiespasmódica, un tónico estomacal y regulador intestinal. Preparar una infusión con 1,5 gr a 3 gr de hierba por taza de agua, mejor después de las comidas. No tomar en caso de embarazo ni los niños. De cualidad refrescante al igual que la menta, ése es el efecto que produce en el organismo.
  • ZANAHORIA y ARROZ INTEGRAL GLUTINOSO para calmar el estómago y recuperar el equilibrio. Hervidos o al vapor.

GASTRITIS Y ÚLCERAS

  • COL: Contiene vitamina U protector natural de la mucosa estomacal.
  • MALVA: Es emoliente gástrico. Tomar una infusión con 1,5 gr a 3 gr de flores por taza de agua. No tomar durante el embarazo.
  • REGALIZ: En caso de inflamación estomacal, masticar la raíz pues protege la mucosa del estómago. No tomar en caso de embarazo, lactancia, hipertensión, diabetes ni mezclar con digoxina.

INAPETENCIA

  • ROMERO: Es una planta aperitiva. Hacer una infusión al uso que vengo explicando con mucho cuidado en caso de embarazo, diabetes, hipertensión, gastritis, úlceras gastroduodenales, hepatopatías y enfermedad de Parkinson.

INTOXICACIÓN ALIMENTARIA

  • PERILLA: Se puede tomar en ensalada y también para favorecer la digestión en infusión con 1,5 a 3 gr de hierba por taza de agua.

DIABETES

  • ACHICORIA: Tomar una infusión con las hojas de la planta (1 cucharadita por taza de agua) o bien realizar una decocción con la raíz tostada (igual cantidad). Además la energía de la achicoria es yin por lo que refrescaría en caso de que la persona tenga síntomas de calor.
  • ESTEVIA: Se puede consumir tanto fresca como en infusión y entre muchas de sus virtudes se encuentra promover la regeneración celular, es hipoglucémica, estimulante de las células del páncreas y anticaries. No usar en el embarazo ni abusar de ella por sus propiedades profilácticas.

OBESIDAD

En este caso, en breve escribiré un artículo relacionado con las causas de la obesidad, sobre todo en mujeres y por qué es tan difícil perder peso cuando siempre se vive a dieta. Pero tengo que advertir que no es un post sobre técnicas para adelgazar ni menús especiales ni combinación de alimentos. Siento decepcionar a muchas, pero como siempre primero hay que atender al plano emocional para llegar a la causa del sobrepeso, sin descuidar por otro lado el tipo de alimentación y actividad de cada una.

En cualquier caso, os pido paciencia porque estoy trabajando sobre éste y muchos otros temas de vuestro interés. De momento, esto ha sido todo. Espero que os vayáis haciendo con una pequeña botica del todo natural a la que acudir cuando tengáis estos problemillas.

¡Hasta el siguiente post!