Photo by PDpics on Pixabay

¡Hola Diosas!, este artículo lo escribo pensando en aquéllas de vosotras que no consigue adelgazar, pese a haberlo intentado todo. Si es éste tu caso, te invito a que leas las causas que impiden mantenerte en tu peso ideal.

Partimos de una sociedad machista en la que se nos exige a las mujeres muchas obligaciones; una de ellas es que adaptemos nuestro físico a unos cánones de belleza que no corresponden a la naturaleza de la mujer, como ya os expliqué en este artículo . Si tenemos que medir 90-60-90 y estar súper delgadas sin un gramo de grasa, eso va contra la naturaleza de la energía femenina en general. Por lo que si pretendemos quitarnos algunos kilos de más, que sea desde una convicción personal de gozar de mayor salud, resistencia y contemplarnos en el espejo con satisfacción y orgullo, no para encajar en esta sociedad de maniquíes de plástico. 

Existe, por otro lado, una idea generalizada de que sólo sufriendo dietas imposibles, una voluntad inquebrantable y machacándote en el gimnasio podremos quitarnos el sobrepeso. Lo siento, pero esto no es más que una creencia falsa y por su puesto limitante que ningunea nuestra capacidad para gobernar nuestra vida. A continuación os explico varios tips a tener en cuenta para perder peso:

  • Los carbohidratos refinados procedentes del azúcar blanquilla, arroz y pastas blancas y harinas refinadas engordan porque como os comenté en este artículo constituyen azúcares simples que elevan muy rápido el nivel de glucosa en sangre. Para conseguir estabilizar dicho nivel y no morir de una subida de azúcar, el páncreas segrega insulina que comenzará a quemar toda la glucosa que pueda. El exceso que no pueda quemar será transformada por el hígado en grasa blanca (inservible para nuestro cuerpo) y depositada donde buenamente pueda y no estorbe, por ejemplo en los michelines.
  • Cuando erradicamos de nuestra dieta los carbohidratos y comemos sólo proteínas, estamos privando a nuestras células de su combustible favorito: la glucosa. Cómo el cuerpo tiende a la supervivencia, se adapta con rapidez y pone tanto al hígado como a los riñones a trabajar como locos para extraer energía de lo que haya: proteínas y grasas. Para liberar energía de los aminoácidos y de los ácidos grasos esenciales, aquéllos órganos tienen que hacer horas extras, del esfuerzo realizado el cuerpo pierde músculo y grasa por eso adelgazamos tan rápido.
  • Pero por desgracia, el cuerpo lo pagará caro ya que el metabolismo basal (las calorías que gasta el cuerpo sólo por mantener sus funciones básicas) se ha ralentizado. La hormona encargada de quemar la grasa se llama leptina; cuando adelgazamos muy rápidamente el metabolismo tiene que aminorar la marcha porque entiende que el cuerpo se desintegra, por eso dicha hormona pierde eficacia. 
  • Por otra parte, los residuos nitrogenados resultado de metabolizar las proteínas y grasas son altamente oxidantes y por si fuera poco, como este tipo de dietas no se pueden mantener a medio plazo puesto que el cuerpo necesita glucosa, el día que comemos carbohidratos volvemos a recuperar el peso que teníamos antes y algo más.
  • Cualquier estimulante como el café, chocolate o tabaco y por supuesto el estrés envían la alarma a las glándulas suprarrenales de segregar adrenalina y cortisol pues entiende que hay que huir por un peligro (ficticio claro). El efecto es engordar, por supuesto.
  • El deporte extenuante no sólo no adelgaza sino que por un lado nos puede entrar más hambre por el desgaste ocasionado y por otro, el ejercicio extremo nos tensa mucho, sobre todo a las mujeres que tenemos por naturaleza una energía yin. Para relajarnos de tanto estrés, ya sabéis lo que pasa: chocolate, cervecitas, dulces, tabaco… 
  • Comprendiendo los efectos que los alimentos tienen en nuestro cuerpo y sobre todo, afrontando las emociones que tapamos con la comida podremos, amorosamente autorregularnos para llegar a nuestro peso ideal.

En el próximo artículo os daré unos consejos para adelgazar con salud y unas pautas para mantener nuestro peso ideal.

Hasta pronto!