Photo by silviarita on Pixabay

Hola Diosas, ¿qué tal estáis? Hoy me detengo a explicaros el tema de las proteínas, como uno de los macronutrientes que junto a los hidratos de carbono y las grasas constituyen el pilar fundamental en torno al cual se construyen la mayoría de dietas de la nutrición clásica que utilizamos aquí por lo menos en occidente.

Pues bien, las proteínas: Representan el 15% de nuestra dieta. Sirven para construir y reparar los tejidos. Están formados por cadenas de aminoácidos que a su vez se clasifican en:

  • Aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo no fabrica y que debemos obtener de los alimentos.
  • Aminoácidos semi esenciales que fabricamos, aunque con dificultad.
  • Aminoácidos no esenciales los cuales nuestro cuerpo fabrica a partir de los ácidos grasos esenciales.

Tanto los esenciales como los no esenciales forman proteínas de alto valor biológico pues nuestras células de ADN las reconocen al contener todos los aminoácidos esenciales para formar tejido con nuestro material genético.

Estas proteínas pueden proceder de:

  • Origen animal: Carne, pescado, huevos y leche y sus derivados. Contienen todos los aminoácidos esenciales.
  • Origen vegetal: Frutos secos, semillas, cereales y legumbres. Contienen algunos aminoácidos por lo que para formar los aminoácidos completos debemos combinar un 75% de cereal con un 25% de legumbres.

Legumbres

  • Contienen algunos aminoácidos esenciales. Son carbohidratos de absorción lenta y aportan vitaminas, minerales y fibra.
  • Son de difícil digestión debido a entre otras sustancias, la rafinosa que ocasiona su fermentación y los molestos gases. Para facilitar su digestión, se recomienda hidratarlas la noche anterior y cocinarlas con un trocito de alga Kombu, jengibre o comino y acompañarlas de vegetales que alcalinizan el líquido de su cocción. Es importante que respetemos su tiempo de cocción para que no se vuelvan tóxicas para el organismo.
  • Si mezclamos 25% de legumbres con 75% de cereales obtendremos aminoácidos de alto valor biológico.
  • Ejemplos de legumbres son las lentejas, garbanzos, judías azukis, habas, soja y guisantes.

Carne

  • Contiene proteínas de alto valor biológico que nuestro organismo utiliza para formar los tejidos. Contienen grasas saturadas, Vitamina B12 y minerales como el hierro hemínico que es el mejor que nuestro cuerpo asimila. Según la dieta de los grupos sanguíneos, para el grupo 0 se recomienda un consumo moderado de carne ya que son los que mejor la asimilan.

 Pescado

  • Contiene proteína de alto valor biológico, grasas saturadas e insaturadas. En concreto el pescado azul aporta los Ácidos grasos esenciales omega 3, aparte de vitaminas y minerales.
  • Esta proteína animal es muy beneficiosa para el organismo ya que nos aporta gran vitalidad y nos equilibra a la vez. Para conservar sus propiedades, en concreto los ácidos grasos esenciales, deberíamos evitar freírlos porque sus grasas insaturadas tan saludables se tornan saturadas, ya no tan buenas.

Huevos

  • Contienen proteínas de alto valor biológico, grasas saturadas, vitaminas y minerales. Es por tanto, muy rico en nutrientes, estimula el crecimiento, no produce ácido úrico y se digiere mejor que la carne. Es aconsejable que los huevos al igual que las otras fuentes de proteína animal procedan de animales criados en libertad y alimentados con cereales ecológicos y no sobrepasar 2 huevos a la semana, sobre todo en mujeres pues al ser un alimento tan concentrado suele dar problemas en el aparato reproductor femenino.

Leche

  • La leche contiene proteínas de alto valor biológico, grasas saturadas, vitaminas y minerales.
  • Aunque la leche no es un nutriente indispensable para alimentación humana, si estamos acostumbrados a tomarla es mejor sustituirla por leche de cabra menos indigesta o por leches vegetales como la de algún fruto seco o de cereales como de almendras o avena, respectivamente.

Espero haber reunido suficiente información para que tengáis un sólido conocimiento sobre las proteínas, concretamente sobre las de origen animal, que en mi opinión reciben una importancia exagerada. Vosotras contáis ya con esta información para decidir de manera consciente lo que mejor conviene a vuestra salud.

¡Hasta pronto!