Photo by Free-Photos on Pixabay

¿Qué tal Diosas? Con este artículo comienzo una saga en la que voy a explicar de forma sencilla el transfondo emocional que envuelve un síntoma o dolencia. Me he inspirado para ello en la obra de Louis Hay «Usted puede sanar su vida» y «La enfermedad como camino» de
Thorwald Dethlefsen.

La finalidad que persigo es detectar qué nos sucede a nivel emocional (y no vemos) que luego se manifiesta a nivel físico a fin de ser curado. Lógicamente también habrá que acudir a un médico y aplicar la terapia que nos resulte más efectiva para curarnos. Una cosa no quita la otra. Lo importante es tomar consciencia de la emoción subyacente.

En primer lugar, los expertos en neuroemoción atienden el lado del cuerpo donde se manifiesta el dolor: Si es el derecho, tiene que ver con nuestro padre o figura que lo represente así como la esfera profesional; si es el izquierdo, con nuestra madre y las relaciones. También diferencia el estadío correspondiente al órgano o sistema afectado, serían:

  1. SUPERVIVENCIA (Endodermo) cuando afecta al sistema digestivo, respiratorio y reproductor.
  2. PROTECCIÓN (Mesodermo antiguo) Piel, fascias y glándulas mamarias.
  3. DESVALORIZACION (Mesodermo nuevo) Sistema osteoarticular, tejido conectivo y sangre.
  4. TERRITORIO: (Ectodermo) Mucosas, conductos, epidermis y sistema nervioso.

SISTEMA DIGESTIVO:Todo lo relativo al sistema digestivo, que comprende estómago, intestinos, bazo, páncreas, hígado y vesícula tiene que ver con el modo en que digerimos las experiencias que nos suceden en la vida. Cómo integramos la vivencia para no repetirla o aceptarla sin traumas. El significado de las dolencias digestivas serían:

  • Espasmos en el abdomen: Miedo y paralización
  • Acidez: Miedo paralizante.
  • Ano: Grietas (Cólera respecto a lo que no queremos soltar), picor (remordimiento) y dolor (Culpa y deseo de castigo), Fístula (Aferrarse al pasado) y hemorragia (cólera y frustación).
  • Apendicitis: Sentimiento de bloqueo y de no avanzar.
  • Bazo: Obsesión y miedo, desconfianza en la vida.
  • Cálculos biliares: Amargura, pensamientos crueles, orgullo, energía que quiere fluir. Situaciones familiares de las que no nos atrevemos a liberarnos.
  • Cólicos: Irritación, fastidio e impaciencia.
  • Colitis ulcerosa: Renuncia de vivir la propia vida con responsabilidad.
  • Diarrea: Miedo, rechazo y huida.
  • Estómago: Proyecta los sentimientos de agresividad hacia adentro. Rehuye los conflictos y añora la niñez.
  • Eructos: Agresión contra el exterior.
  • Estreñimiento: Resistencia a soltar, afán de retener, avaricia, atascado en el pasado.
  • Gases: Miedo, ideas sin digerir.
  • Gastritis: Sentimiento fatalista.
  • Hepatitis: Problemas de valoración entre lo que es bueno o rechazable.
  • Hernia de hiato: Tensión, ruptura.
  • Hígado: Cólera y emociones primitivas, se hace la víctima.
  • Hinchazón: Ideas atascadas.
  • Hipoglucemia: Sentirse abrumado por las cargas de la vida.
  • Indigestión: Miedo visceral, terror.
  • Intestino: (Delgado) Analiza demasiado, angustias vitales por afán de aferrarse. (Grueso) Exagerado afán por aferrarse a lo material e incapacidad de ceder.
  • Mal aliento: Ideas de cólera y venganza.
  • Náuseas: Rechazo a una idea o experiencia.
  • Pancreatitis: Rechazo de la vida pues ésta ha perdido la dulzura.

Por el momento, esto es todo amigas. Os espero en un siguiente post para continuar con el significado emocional de las enfermedades.

Chao!!