Photo by Jill Wellington on Pixabay

¿Cómo vais Diosas? Aunque tarde, hoy continuo hablando sobre la energía que nos aporta el invierno y que comencé en este artículo.Allá vamos!

En la actualidad, la energía del riñón se encuentra muy dañada no sólo por la alimentación desvitalizada que comemos sino sobre todo, por las exigencias del día a día debido a los programas mentales que recibimos desde el colegio, en casa y en los medios de comunicación que nos mantienen atemorizados.

Un riñón tenso nos dará a una persona atemorizada, sin capacidad de imaginar una salida para solucionar sus problemas, sean estos imaginarios o reales. Sin embargo, cuando el riñón está bien, el miedo no puede con la persona porque es más fuerte su voluntad. Como la energía del agua es pausada, la persona va poco a poco dando pequeños pasos que le permiten avanzar y enfrentarse al peligro o bien, rehuirlo.

Además en el riñón se encuentra la sede del inconsciente que aflora una vez nos relajamos y dormimos a través del sueño. Sobra decir que nuestra mente práctica no da importancia a los sueños ni a su trascendencia. Además, enganchados a la tecnología y a la tv no descansamos debidamente por lo que al acumular cansancio y sueño nuestro inconsciente no aflora.

Para fortalecer la voluntad resguardada en los riñones os propongo las siguientes pausas:

  • Evitar los refinados: Que debilitan las funciones renales anulando nuestra voluntad, las proteínas animales, alimentos de naturaleza y temperatura fría, así como el ejercicio intenso, las medicinas y un exceso de actividad sexual.
  • Estilo de vida: Proteger la zona lumbar del frío, hacer ejercicio suave tipo aeróbico, hacer la postura de la vela y sobre todo rebajar el ritmo de exigencia así como apuntar nuestros sueños.
  • Implementar una alimentación orgánicaque nos aporte vitalidad y fortalezca al cuerpo como trigo sarraceno, alubias, pescado y sal marina sin refinar.

Aunque haya tenido que escribir dos entregas de este tema, me ha parecido necesario que entendáis muy bien las diferentes energías de cada ciclo estacional porque así comprenderéis los cambios que vamos experimentando a lo largo del año y sabréis de qué manera tonificar los órganos que más activos están. Gozar de calidad de vida en definitiva.

¡Hasta el siguiente post!