Photo by Rodion Kutsaev on Unsplash

Hola Diosas, en el post anterior Se acerca la primavera os hice una breve presentación de las características energéticas de la primavera, el elemento propio de la misma y los órganos que se ven afectados. Siguiendo con este tema, hoy voy a abordar las cualidades energéticas del hígado llamado según la Medicina Tradicional China El Comandante y que os aseguro que os va a interesar.

El hígado es un órgano que imita en nuestro organismo los cambios que nos presenta la primavera en el mundo exterior. Por un lado, durante el invierno los riñones resguardan el Qi (como energía procedente de nuestros ancestros) y la sangre. En primavera y verano, el Qi y la sangre se distribuyen por todo el cuerpo desde el hígado en sentido ascendente y hacia fuera  dejando la piel, nuestro órgano más externo y superficial, mucho más sensible.

Los ciclos naturales se dan a lo largo del año e igualmente a lo largo del día a nivel externo e interno. Estos ciclos se hallan sincronizados con el reloj universal también llamado Ritmo Circadiano y que controla todos los fenómenos periódicos que se se dan en el Planeta desde como la noche da lugar al día, las mareas, los ciclos lunares, el crecimiento de las plantas, la menstruación en las mujeres…

Como seres vivos que somos, nuestros órganos tienen sus propio ciclo dentro del día y a lo largo del año y cada sistema corporal actúa y realiza unas funciones determinadas en unas horas del día y de la noche. Las funciones del hígado se estimulan en Primavera y se realizan de 1 a 3 de la madrugada.

Este órgano multi-función se dedica a las siguientes tareas:

  1. Fabrica más sangre para distribuirla a las células. Si nuestra alimentación durante el invierno ha sido muy concentrada con horneados, sal y grasas saturadas cuando en primavera el Qi suba desde el hígado  se encontrará con un atasco de toxicidad acumulada dando lugar a los típicos sarpullidos, alergias, mucosidad…
  2. Controla al intestino grueso y al pulmón a través de la eliminación.
  3. Interviene en la asimilación de las grasas saturadas y el colesterol:
    • El hígado segrega bilis a ritmo de 1 litro diario para descomponer las grasas. Cuando tomamos bebidas frías, helados o alcohol la bilis se solidifica en forma de piedras bloqueando su paso por los conductos hepáticos.
    • La bilis es el único líquido alcalino que junto al jugo pancreático segregado por el páncreas contrarrestran el ácido clorhídrico del estómago sin embargo, si la acidez del estómago no encuentra suficiente bilis para compensarla, se produce reflujo. Deberíamos dejar de comer producto animal y aumentar la ingesta de verduras, cereales y legumbres. 
    • Si  por el contrario no hay suficiente jugo pancreático, el páncreas reabsorbe aquél ácido ocasionando una pancreatitis o bien el ácido baja al intestino causando porosidades a través de las que se filtran las toxinas que intoxican la sangre.
  4. Controla la visión pues el  Qi se mueve hacia arriba desde el hígado para tener más sangre disponible. Al igual que las plantas tienen más savia, nuestros órganos superiores ven incrementada la corriente energética potenciando su función. 
  5. Limpia la sangre de toxinas. Filtra más de 1 litro de sangre por minuto, deshechando bacterias, residuos celulares y toxinas del propio cuerpo. Si el hígado funciona bien, puede limpiar casi el 99% de las impurezas de la sangre en dos fases para lo cual combina las toxinas con unas enzimas que él mismo fabrica neutralizándolas y dejándolas listas para que los riñones las eliminen.
    • Para realizar esta función de desintoxicación, el hígado necesita una buena reserva de magnesio, selenio, zinc, vitaminas C, B2, B3 y B6, glutatión, mitionina y cisteína para la primera fase y para la segunda fase, además de los anteriores precisa de aminoácidos de calidad, vitaminas B5, B9 , B12 y molibdeno.
  6. Un hígado tenso ocasiona estreñimiento crónico así como problemas mentales; con la limpieza hepática ganamos claridad mental, pero debe realizarse en primavera y no en otoño-invierno porque éstas últimas son estaciones para recogerse y guardar y no para expandirse.

¿Os resulta interesante Diosas? Es impresionante todo lo que nuestro  hígado puede hacer por nosotros; de ahí la importancia de cuidarlo.

¡Hasta el siguiente post!