Photo by Hans on Pixabay

Hola Diosas! Como continuación a este artículo en el que os explicaba los efectos energéticos de la primavera en nuestras vidas, hoy vamos a seguir con el elemento propio de la primavera es decir, la MADERA y de cómo aprovechar a nuestro favor su empuje. Allá vamos!

Esta energía consiste en soltar lo acumulado durante el invierno y llegar al verano más ligeros para asegurarnos de no pasar tanto calor.

La energía madera es flexible como las ramas de los árboles. La flexibilidad se nota a todos los niveles: físico y mental. Despierta la vida, lo que parecía muerto durante el invierno comienza a transformarse en primavera. La energía del hígado es pues de iniciar una nueva vida y cambiar. Trabaja conjuntamente con el Bazo pues éste utiliza los minerales presentes en los alimentos y líquidos para fabricar carne y energía. El hígado, por su parte, transforma la energía  que el pulmón obtiene con la respiración y hace que circule por el cuerpo.

Con un HÍGADO SANO: A la persona le gusta lo nuevo, fluye con flexibilidad y se adapta a los cambios. Tiene  paciencia para esperar a que llegue el momento adecuado a fin de avanzar. El hígado equilibrado representa el arquetipo del Líder que guía a los demás con una solución positiva adaptándose a los cambios. Se abren las puertas de la creatividad y la libertad. El elemento madera permite tener una visión de futuro para crear la vida que queramos. Tiene capacidad para ir hacia adelante, son en definitiva personas emprendedoras.

Con un HÍGADO TENSO: la persona carece de curiosidad, busca culpables si las cosas no salen como tenía previsto y son muy impacientes. Cuando está tenso, la persona carece de recursos y creatividad. Se queda en lo antiguo, la energía se bloquea, su vida resulta aburrida y no se atreve a cambiar por miedo.

¿Cómo cuidar nuestro hígado?

  • El sabor que tonifica al hígado es el ácido: Es hepatoprotector, metaboliza las grasas, estimula la secreción de la bilis y baja la temperatura del hígado que de por sí es muy caliente. También relaja en días de menstruación. Como el bazo le ayuda en su función de expandir sangre nueva, le va muy bien en combinación sabor agridulce.
  • El peor sabor para el hígado es el salado, justo lo que más comemos en invierno. La primavera, como estación intermedia, nos refresca y nos prepara para el verano: verduras de hojas verdes y de crecimiento hacia arriba.
  • Nos ayuda también tener plantas en casa, salir al campo, abrazar árboles y descansar lo suficiente. Por otro lado, le afectan las drogas y el alcohol.

Alimentos que ayudan al hígado:

  • El hígado necesita todos los días algo fresco como vitamina C. Las frutas que mejor estimulan al hígado son las ácidas como las fresas, ciruelas y frambuesas. Las verduras que tonifican el hígado son alcachofas, apio y por supuesto todas las hojas verdes y algo amargas como la rúcula.

Estilo de cocción:

  • Cocinar al vapor: que sube la energía hacia arriba.
  • Cocción corta, con poca agua y poco condimento como los escaldados y prensados.
  • Utilizamos más fermentos, germinados, hojas verdes, hierbas y cereales como la cebada.

Ahora contáis con información para saber en qué estado se encuentra vuestro hígado y cómo tonificarlo en los meses de la primavera donde es el protagonista. También os contaré como podemos prepararnos para limpiar el hígado, pero eso será más adelante.

¡Hasta pronto!