Photo by Josh Bean on Unsplash

Hola Diosas, ¿qué tal lleváis estos primeros días de primavera? Espero que disfrutándola al máximo. Seguramente querréis llevar a la práctica la teoría que os estoy explicando sobre alimentación macrobiótica. Por ello, hoy escribo este post donde os aporto algunas ideas sobre cómo preparar menús en primavera y qué tipos de alimentos comprar. Allá vamos.

En esta época del año que venimos del invierno más cargados de alimentos concentrados , lo ideal es seguir las siguientes pautas para poco a poco depurar nuestro organismo sin agotarlo:

  • Cocinar más ligeramente los alimentos, con técnicas como el escaldado, vapor y prensado.
  • Con poca agua y poco condimento.
  • Utilizaremos fermentos como el chucrut, germinados, verduras de la estación.
  • Alimentos que tonifican el hígado en su función depurativa son el limón para aderezar, alguna hoja amarga como diente de león y la manzana verde que es más ácida.
  • Los cereales protagonistas en esta temporada son el trigo y la cebada.
  • Reducimos los fritos, frutos secos industriales y grasas saturadas.
  • En cuanto a las proteínas, contamos con la versión vegetal y animal:
    • Guisantes en puré.
    • Tofu a la plancha o en salteado corto.
    • Pescados tipo lubina al grill o al vapor.

DESAYUNOS EN PRIMAVERA

Para empezar la mañana podemos tomar una crema de cebada con manzana troceada.

TENTEMPIE DE MEDIA MAÑANA O MEDIA TARDE

Si nos apetece tomar algo a media mañana podemos recurrir a alguna pieza de fruta ácida como cerezas, ciruelas o fresas.

A media tarde, en esta época y en verano habría que reducir los frutos secos porque contienen grasas más concentradas y dificultarían la labor del hígado.

COMIDAS Y CENAS EN PRIMAVERA

Si recordáis, os expliqué que el plato prototipo en macrobiótica estaba compuesto de un 40% de cereal en grano o en sémola, otro 40% de verduras y de entre el 15-20% de proteínas incluyendo grasas y aderezos de calidad como aceite de oliva virgen extra, sal marina sin refinar, limón, vinagre de manzana, miso o una salsa agridulce. Un ejemplo sería:

  • Ensaladilla de quinoa con puerro y zanahorias salteadas
  • Ensalada de hojas verdes con germinados
  • Crema de guisantes a la menta o lubina al grill con limón y verduritas.

Podemos finalizar la comida con  una cucharadita de chucrut o algún pickle de fermentación corta para facilitar la digestión así como tomar té bancha o kukicha para alcalinizar el organismo.

Como habréis podido comprobar, son recetas sencillas, utilizando productos asequibles y de todos conocidos. Respecto a la proteína animal aunque en macrobiótica se consume pescado, si no queremos prescindir de productos de origen animal siempre podemos tomar  pollo o huevos orgánicos así como algún derivado lácteo ecológico de vez en cuando.

Espero que os hayan servido las ideas que os he sugerido y que os atreváis a probar poco a poco estos menús que como veis son muy fáciles y asequibles.

¡Hasta pronto!