Photo by Jorge Zapata on Unsplash

¿Qué tal Diosas? Espero no decepcionaros mucho con este tema, pero no quería dejar de hablar sobre nutrición sin explicar por lo menos, lo más básico de las bases de la alimentación que estudiamos en el colegio, luego en la universidad en forma de grado oficial y por supuesto practicamos en nuestros menús diarios.

Empecemos por visualizar que dentro de cada ser vivo existe un universo interior y dentro de cada célula también porque a través de los nutrientes aportaremos salud y medicina a cada célula y de ellas, depende la salud integral de nuestro cuerpo: por tanto, la finalidad de comer es NUTRIR Y ALIMENTAR nuestras células.

El nucléolo dentro del núcleo de la célula  cumple la función de reproducción celular a través del ADN. Cuando comemos un alimento a través de la sangre se depositan los nutrientes en el líquido intersticial que es el medio acuoso y externo que rodea las células. La membrana celular es grasa porque los medios externos e internos de la célula son líquidos y se necesita una fina película que los contenga, dando estructura y forma a la célula. De la calidad de la grasa que ingiramos dependerá la pared de la célula.

Con la presión sanguínea, los nutrientes que están fuera deben pasar dentro de la célula y también, los desechos celulares deben salir de ella. De ahí que la pared debe ser fuerte pero flexible a la vez.

Una vez que ingerimos los alimentos, ya desde el primer bocado comienza la DIGESTIÓN. Una vez masticados y gracias a la insalivación, obtenemos el bolo alimenticio que una vez tragado recorre el esófago hasta llegar al estómago donde se mezclará con diversos ácidos gástricos a fin de descomponerlos. En este proceso distinguimos dos fases:

  • CATABOLISMO: Es la fase en que se destruyen en trocitos las moléculas de los alimentos que ingerimos a fin de producir energía.
  • De este proceso obtenemos ENERGÍA que el cuerpo utiliza para la siguiente fase.
    • La ENZIMA PROTEASA rompe los enlaces de las PROTEINAS para descomponerlos en AMINOÁCIDOS. En este proceso necesita un entorno ÁCIDO como el ácido clorhídrico presente en el estómago y el intestino.
    • La ENZIMA AMILASA rompe los enlaces de los HIDRATOS DE CARBONO para descomponerlos en GLÚCIDOS. En este proceso necesita un medio ALCALINO como la saliva.
    • La ENZIMA LIPASA rompe los enlaces de las grasas para descomponerlos en ÁCIDOS GRASOS. En este proceso necesita un entorno ALCALINO como la bilis que produce el hígado.
    • La ENZIMA se encuentra con el SUSTRATO o molécula grande a la que se va a unir a modo de puzzle y una vez insertados enzima y sustrato comenzará el catabolismo para obtener las moléculas más pequeñas.
  • El ANABOLISMO: Es la etapa en que el organismo construye y también libera energía. Nuestro cuerpo utiliza las moléculas pequeñas, siguiendo con el ejemplo anterior, los aminoácidos y les inserta nuestro ADN a fin de que el nuevo material que va a construir o reparar sea biológicamente reconocible y pueda nutrir nuestras células y CONSTRUIR los tejidos.

En definitiva, nuestro cuerpo obtiene la energía que necesita para realizar sus funciones a través de los nutrientes de los alimentos. Al conjunto de procesos que logran esta magia lo llamamos METABOLISMO.

NUTRICIÓN Y METABOLISMO

Según la nutrición clásica que se estudia en el colegio y que más tarde se amplía como grado universitario, los nutrientes que contienen los alimentos son los siguientes:

  • MACRONUTRIENTES: Son Proteínas, Hidratos de carbono y Grasas de los cuales necesitamos en gran cantidad a diario para obtener energía, construir y reparar tejidos.
  • MICRONUTRIENTES: Son Vitaminas y Minerales de ellas necesitamos a diario una pequeña cantidad para las funciones esenciales químicas del organismo.
  • FITOQUÍMICOS: Como los Carotenos, Flavonoides, Antocianinas, Mucílagos. Se encuentran naturalmente presentes en los vegetales. Actúan a modo de fármacos naturales o medicinales para reforzar nuestra salud y de los que necesitamos una cantidad regular.

Pues bien, separando los macronutrientes por un lado y los micronutrientes por otro, la nutrición clásica construye una pirámide nutricional cuyo objetivo es que no nos falte ningún nutriente ni vitaminas a fin de conseguir un nivel de salud óptimo. Basta echar un vistazo a los centros de salud y a la calle en general, para darse uno cuenta de que por muchos programas de cocina con los que nos bombardeen en la tele y por mucho que se prodigue la tan manida dieta mediterránea, aquí adolecemos mucho de salud; y buena parte de responsabilidad la tiene la nutrición. Ahí lo dejo.

En los siguientes artículos, voy a explicar con más profundidad la función de cada macronutriente y de los micronutrientes que necesitamos según esta teoría.

¡Hasta pronto!