Photo by Jamie Street on Unsplash

¿Qué tal Diosas? Después de varios posts hablando sobre los productos tóxicos que nos invaden,  hoy me voy a centrar en las alternativas naturales de las que disponemos para estar guapas y limpitas. Estas son algunas de las ideas:

HIGIENE Y COSMÉTICA PERSONAL

Bicarbonato de sodio: una vez más es nuestro salvavidas. Con este producto podemos fabricar dentífrico (mezclado con manteca de coco), desodorante (aunque también nos serviría la piedra de alumbre), suavizante para el pelo (si lo añadimos al champú) y para exfoliar los talones y codos (mezclado con aceite de almendras).

Aceite de almendras dulces: es el complemento de un buen jabón natural, nos sirve como desmaquillante, hidratante de la piel, masajes, realizar la manicura y pedicura y como base oleosa de exfoliante facial a base de azúcar de caña.

Aceite de sésamo: Es altamente nutritivo tras la ducha. Sirve también como desmaquillante, filtro solar (al igual que el aceite de coco), acelera la cicatrización de las heridas junto con la miel, activa la circulación de las piernas mejorando las varices. Con este aceite también se pueden preparar mascarillas antiarrugas para la piel mezclado con la pulpa de medio aguacate, yema de huevo y miel.

Aceite esencial de lavanda como desodorante, masaje para el dolor muscular y relajante, antiséptico y potenciador de los efectos de otros aceites esenciales. También actúa como sérum mezclado con aceite de jojoba.

Aceite esencial de árbol de té: El gran desconocido pero que es la piedra angular de mi casa pues lo uso sobre todo como repelente de insectos, para eliminar moho de la ducha o como desinfectante para hacer gárgaras en caso de herpes o infección.

Agua de rosas: Sirve para humedecer la piel antes de aplicar algún aceite, como ambientador del hogar, como base para preparar mascarillas caseras, tónico facial y colonia.

Arcillas:

  • Verde: Mezclada con agua de mar sirve para preparar mascarillas para el acné y la piel grasa, desinfectante de heridas, ayuda a eliminar radiación y calma el dolor.
  • Blanca : Con agua de rosas preparamos una mascarilla para la piel seca y sensible.
  • Roja: Lo utilizaríamos como cataplasma antirreumática y para el dolor muscular mezclada con agua caliente.

TRUCOS

  • Desaconsejo utilizar a diario los típicos maquillajes efecto máscara que además contienen filtros solares bloqueantes de la síntesis de vitamina D. Siempre podemos acudir a las firmas de productos ecológicos, quizá algo más caros que las marcas populares aunque increíblemente menos perjudiciales para la salud.
  • Desechar todos los perfumes o colonias fabricados a base de químicos y hormonas animales, las podemos sustituir por agua floral.
  • Dejar de utilizar una crema para cada cosa y decantarnos por un buen aceite vegetal.
  • Productos químicos para el cabello como gomina, laca, son altamente perjudiciales para nuestro sistema respiratorio y hormonal.
  • Las esponjas son un foco de gérmenes increíble por lo que os recomiendo un guante de crin que además sirve para exfoliar y masajear al mismo tiempo.
  • Mejor no pintarse las uñas ni tampoco usar desodorantes a base de aluminio (que son casi todos) ni tintes para el pelo, en estos casos la henna y las mascarillas de cassia son alternativas inmejorables.

LISTA DE LA COMPRA: COSMÉTICA E HIGIENE

La opción más económica es elaborar nosotras mismas el mayor número posible de productos, para lo cual podemos comprar las siguientes materias primas naturales:

Aceites esenciales: de lavanda y de árbol de té.

Arcillas: blanca para piel seca y verde para piel grasa.

Aceites vegetales: de sésamo, coco y almendras dulces.

Escamas de jabón natural (si queremos elaborar nosotros mismos las pastillas de jabón mezclaremos 250 gr de escamas con 3 cucharaditas de aceite de almendras dulces y 6 cucharadas soperas de agua caliente) y si no nos apetece fabricarlo, lo compramos directamente en alguna tienda ecológica o en el herbolario.

Para la menstruación podemos adquirir una copa menstrual o compresas fabricadas con materiales naturales.

Alimentos como el aguacate, yema de huevo, limón, miel, yogur o avena son esenciales para preparar mascarillas tanto faciales como para el cabello, aunque escribiré más adelante un post sobre estos trucos.

Espero que os haya gustado, chao!!