Photo by Petter Rudwall on Unsplash

¡Hola Diosas! Con este artículo pretendo informaros con claridad de cómo funciona el mercado en general, de qué productos contaminan el medio ambiente y a nosotros y por último cómo podemos vivir sin tóxicos para poder gozar de bienestar no sólo a nivel físico sino también en nuestros hogares y por supuesto a nivel global, en el mundo.

La mayor parte de los tóxicos los podemos evitar porque los tenemos en casa y proceden de nuestra forma de consumir. Miles de sustancias han nacido en el último siglo en los laboratorios y han sido incorporadas de forma masiva e inmediata al mercado sin probar a largo plazo sus efectos secundarios. Si bien es cierto, todo hay que decirlo que muchos avances tecnológicos  nos pueden salvar la vida y facilitárnosla.

En España la esperanza de vida es de 82 años sin embargo, tan sólo son 62 los años que podemos vivir de forma saludable apoyándonos en los fármacos y en los avances tecnológicos en cirugía y diagnóstico.

La Asociación española de oncología médica nos dice que 1 de cada 2 personas que nace en España tendrá cáncer en algún momento de su vida. Es decir, la mitad de la población. Hace un siglo, la estadística en occidente era de 1 persona enferma de cáncer por cada 8.000. Datos tan alarmantes podrían evitarse con hábitos de vida saludable.

Pero, ¿Cómo se aprueban estos productosEs la propia empresa fabricante quien realiza estudios sobre la seguridad del producto y quine los presenta al  organismo regulador a fin de que apruebe el producto y se pueda incorporar al  mercado. Juzgad vosotras  mismas la objetividad de dichos estudios.

Por lo que se refiere a las pruebas en el laboratorio, en un entorno aislado y aséptico las sustancias son analizadas por separado, a diferencia del mundo real donde la complejidad del entorno favorece la interacción de los diversos elementos. De esta interacción,  los estudios no mencionan nada.

Además, los estudios se realizan durante pocas semanas y se lanzan al mercado sin conocer su impacto a largo plazo ocasionando grandes desastres de salud pública y medioambiental. Ejemplos a lo largo de la historia son muchos, entre otros:

Radioactividad: en cuanto se descubrió se lanzó inmediatamente a todo tipo de productos como dentífricos, relojes radiados… Miles de personas murieron fulminadas por el cáncer. 

DDT : Pesticida nacido en los 50 que se incorporó por la multinacional de Monsanto de forma masiva a la agricultura mundial. Este tóxico permanece en la planta tras su fumigación y de ahí pasa a nuestra sangre tras ingerirla. 

PCB´s: Fueron creados por Monsanto.  Son unos aceites químicos aislantes usados en los transformadores eléctricos; se considera la sustancia más contaminante del planeta. Fue prohibida en los años 80 debido a los desastres en la salud pública que provocó en la ciudad de Anniston (Alabama). Esta información la podéis constatar en el documental “El mundo según Monsanto”.

De momento no os angustio más. En el próximo artículo os explicaré en qué productos y utensilios del día a día se encuentran estos tóxicos para que estéis atentas y los evitéis en la medida de los posible.

¡Hasta pronto!