Photo by Markus Spiske on Unsplash

Hola Diosas, ¿cómo vais con el tema de la Macrobiótica? Espero que os esté sirviendo para por lo menos considerar otra manera de entender la alimentación y de potenciar nuestra salud.

En este post, os voy a contar los tipos de alimentos que se consumen en la dieta macrobiótica. Aunque ya os hice un listado de los mismos en este artículo (Alimentos en macrobiótica) ahora los voy a describir con más detenimiento.

Debemos tener en cuenta, en primer lugar  las proporciones en cada una de las comidas principales. Empecemos por  imaginarnos que nuestro plato es como una ficha del «Tribial«: La mitad de la izquierda que vendría a representar un 40% del plato tendría que incluir Hidratos de Carbono capaces de mantener el nivel de glucosa en sangre constante. Estos alimentos son básicamente Cereales integrales en grano.

La mitad de la derecha, representa el 40% restante del plato y en él, introduciríamos las Verduras que nos aportan también Hidratos de Carbono, Fibra, Vitaminas y Minerales. Diferenciaremos el tipo de verduras por sus efectos energéticos y según la estación del año en que nos encontremos: Verduras de Raíz, redondas y de hoja

  • Verduras y hortalizas a consumir moderadamente:
    • Solanáceas: Berenjena, Patata, Pimiento y Tomate porque aceleran la precipitación del calcio sobre los tejidos blandos del organismo.
    • Ricas en ácido oxálico: Espinacas y Acelgas que propicia la formación de piedras y cálculos en el riñón.

Los dos triangulitos restantes los reservamos uno para las Proteínas que componen el 15% del plato y sirven para construir y reparar tejidos y el otro 5% para las Grasas con las que se fabrican hormonas, Vitaminas y Minerales necesarios para las funciones metabólicas del organismo.

  • Las Proteínas en Macrobiótica son en su mayoría de origen vegetal:
    • Legumbres: Alubias.
    • Derivados vegetales: Termpeh o soja fermentada.
    • Pescados y mariscos.
  • Grasas:
    • Aceites vegetales extra virgen de primera prensión en frío.
    • Frutos secos como las almendras.
    • Semillas como las de sésamo.
  • Fermentados:
    • Miso: Soja fermentada con un bacilo de cebada.
    • Encurtidos: Verduras con fermentación láctica como Aceitunas negrasChucrut (Col fermentada) y pickles (Trocitos de verduras variadas).
  • Vitaminas:
    • Frutas: Las propias de la estación del año y locales  sin pesticidas: Mandarinas o Manzanas.
  • Minerales
    • Algas: Por ejemplo, wakame.
    • Sal marina sin refinar.

En Macrobiótica las frutas proporcionan a nuestro cuerpo una energía Yin o expansiva, por lo que nos enfrían y relajan; sería más conveniente tomarlas en épocas calurosas y reducir su consumo en los meses más fríos o bien, tomarlas en forma de compotas o al horno.  Se suele recomendar tomar la fruta a media mañana o como merienda para evitar los gases típicos de su fermentación.

Me propongo como reto bajar la dieta macrobiótica a tierra para que la sigáis sin necesidad de gastarse mucho dinero en productos sofisticados ni cocinar platos que los vamos a rechazar de entrada.

Espero que os haya gustado y disfrutéis conociendo esta bonita forma de alimentarnos.