Photo by Eric Didier on Unsplash

Hola a todas, ¿cómo vais, Diosas? En posts anteriores que podéis leer aquí, aquí y aquí también he ido abordando las cualidades de los alimentos según el efecto energético que producía en nosotros, acorde con la Macrobiótica la cual concibe el universo como un pulso o pulsación de los extremos o contrarios que se buscan indefinidamente a fin de complementarse y alcanzar el equilibrio.

Sin embargo, para aclararos mejor estos conceptos voy a dividir el año en dos temporadas: Los meses de la primavera y verano que nos impulsan hacia afuera y a la actividad y los meses de otoño e invierno que nos llaman a volvernos hacia nosotros mismos y bajar el ritmo. La primera temporada sería de energía Yang mientras que la segunda sería de energía Yin.

Hoy me voy a detener en la primera de ellas para describir las características tradicionales, pasando por la cualidad masculina, el tipo corporal, emocional y mental. Pues vamos a ello.

CARACTERÍSTICAS YANG GENERALES:

SÍMBOLOS TRADICIONALES:

La polaridad yang es propia del día, la luz solar, el fuego y el calor. Es la energía externa y superior que desciende del cielo, es por tanto clara y seca. Se relaciona con el género masculino y con la materialización en el cuerpo físico. Su estación del año es la primavera y el verano, los días con más luz. Se relaciona con la acción y el movimiento, pero carece de forma. La bondad y la nobleza son sus cualidades. Y en la naturaleza, brota en las flores y en las hojas; las partes más externas.

CUALIDADES MASCULINAS:

Se posiciona en el lado izquierdo del cerebro que rige el pensamiento lógico y analítico. Sería una persona mental y de escritura diestra. El raciocinio parte y separa para comprender. Nos muestra a un ser conservador, individualista con tendencia a la rigidez y a la dureza. Su número pues, es el 1. La emoción dominante es el miedo que se contrarrestra con la fuerza y energía.  Su color es el azul del cielo y el negro. Su tendencia es la autoprotección propia del patriarcado.

COMPLEXIÓN PERSONAL:

Físicamente, la energía yang nos da a una persona delgada, de ojos vivos y oscuros, que no para. Deportista y emprendedor, que habla bastante y muestra excitación y nerviosismo. A veces se le pone la cara roja y la boca seca. En la cabeza tiene poco pelo y es de color oscuro. Sin embargo, en el cuerpo hay exceso de vello. Le gusta el sabor salado, prefiere la luz del día, los colores alegres y en general, son entusiastas y alegres, pese a dormir poco. En las mujeres, la menstruación es corta.

ATRIBUTOS CORPORALES:

Parte exterior y superficial.
Parte superior del cuerpo, Espalda y Miembros superiores.
Seis vísceras (Estómago ,Intestinos grueso y delgado, Vesícula biliar, Vejiga, Triple calentador
o San Jiao).
Seis canales de energía o meridianos Yang (3 se originan en la mano y llevan la energía a la cabeza y otros 3 se originan en la cabeza y lleva la energía a los pies).
Nervios y arterias.
Funciones: Acumular(estómago), filtrar (Vesícula) y generar (San Jiao).
Síntomas de la enfermedad.
Qi o energía vital que circula por nuestro organismo.

VISCERAS YANG:

Estómago, intestino delgado, intestino grueso, vesícula biliar, vejiga y triple calentador.

MERIDIANOS YANG:

La energía circula de afuera hacia adentro.

ASPECTO EMOCIONAL:

Con tendencia a la agresividad e ira así como a la impaciencia. Necesitan tenerlo todo controlado, lo que les provoca tensión y rigidez, careciendo a veces de sensibilidad. Demasiado apegados al pasado. Les estimula el frío y necesitan pocas horas  de sueño.

ASPECTO MENTAL:

Por su naturaleza contractiva, suelen mostrar rigidez mental e inflexibilidad, a veces son los típicos fanáticos, atados al pasado que no dan su brazo a torcer y están cerrados a nuevos pensamientos, costándoles probar nuevas experiencias.

Como habréis podido comprobar, son todos los aspectos de nuestra existencia, cuerpo y naturaleza misma en la que observamos la polaridad y su tendencia a equilibrarse, centrar la energía y confluir en la unidad, a la que muchos pensadores llaman Consciencia o Dios.

Es un tema apasionante del que iré hablando a menudo pues aparece en cualquier aspecto de los artículos que escribo.

¡Hasta pronto!