Photo by Jeremy Bishop on Unsplash

¿Qué tal vais, Diosas? Como ya sabéis, esta web está dedicada a mujeres que han cumplido 40 años y consideran importante mantenerse sanas utilizando medios naturales. Si  hay algo característico de esta edad, es la aparición de los primeros síntomas de la tan temida menopausia. Algo que nos aterra a todas, básicamente por desconocimiento tanto de cómo funciona nuestro cuerpo como de afrontar esta etapa de cambio.

Para ello, voy a dividir el tema de la menopausia en dos bloques: El primero, que inicio con este artículo, trata sobre las causas que originan los cambios y el segundo, lo dedicaré a los hábitos de vida que os sugiero adoptar para vivir esta etapa con confianza y sin miedo. ¡Vamos a ello!

Somos nosotras, las mujeres, quienes por medio de información veraz adoptemos los medios que tengamos a nuestro alcance para vivir con plenitud esta fase en nuestras vidas que desde antiguo se ha considerado como la época dorada de la mujer.

Cuando llega la menopausia, dejamos de menstruar por lo menos durante un año. Si tenemos sangrados alternos nos encontramos en la perimenopausia; en cualquier caso tendremos que cuidarnos de la misma manera.

La energía de la mujer se considera yin en el sentido de que procede de lo más profundo de la tierra, asciende por nuestro cuerpo a través de los órganos reproductores y a medida que esta energía expansiva va subiendo por los chakras  la energía se va concentrando hasta concluir en el núcleo energético que sería el útero. En él anida un óvulo que tras 28 días sin ser fertilizado se desprende y provoca una hemorragia a la que denominamos menstruación. Este órgano es muy yang por lo que deducimos que la mujer es en la superficie muy yin redonda y con curvas mientras que en el interior es muy yang.

La alimentación de la mujer ha de ser predominantemente vegetal en un 90% porque su núcleo vital es muy yang. Necesitamos una energía más fría y relajante procedente del mundo vegetal. Durante la etapa fértil con el sangrado mensual se descargan las toxinas de la sangre, se limpia y purifica mensualmente de los excesos fabricando sangre nueva y buena, claro dependiendo de lo que comamos.

Por tanto, poco alimento de origen animal y el que tomemos que sea de la mejor calidad posible, o sea, biológico.

Respecto del ciclo mensual, distinguimos dos etapas:

  1. Primera mitad del ciclo: Los 14 primeros días donde predominan los Estrógenos, una hormona de tipo yin y que sientan de fábula a la mujer. Sin embargo, paulatinamente se va volviendo más yang, ocasiona la concentración del óvulo en las paredes del endometrio por si anidara un embrión. La mujer en esta etapa puede comer más del mundo animal.
  2. Segunda mitad del ciclo, del día 14 al 28: Bajan los estrógenos y sube la Progesterona, una hormona de tipo yang y que nos pone de mal humor. El revestimiento del útero empieza a desprenderse y se elimina con el sangrado. Para relajarnos en esta fase, hay que comer más vegetal y menos alimento seco o dulces industriales.

Durante la menopausia, bajan los estrógenos producidos en su mayoría en los ovarios aunque también en la placenta y en las glándulas suprarrenales. Esta es una hormona de tipo esteroidea y por tanto formada por colesterol, su valor debería ser nuestra edad + 182, por ejemplo si tenemos 50 años + 182= 232. (Sí, ya sé los valores que  nos recomiendan las analíticas, pero este blog se dedica a despertar conciencias no a seguir el rebaño).

Los estrógenos controlan también la parato-hormona segregada por la paratiroides la cual regula la liberación del calcio en sangre. Durante la menopausia baja su efecto dando lugar a la osteoporosis. Otra razón más para cuidarnos la tiroides.

La bajada drástica de estrógenos tiene un efecto de contracción lo que ocasiona sequedad, falta de hidratación y elasticidad. Para compensarlo, habría que hidratarse más, lógicamente

Las mujeres son más longevas porque gracias a la menstruación se limpian y purifican la sangre de toxinas. En las culturas antiguas matriarcales, la menstruación era algo sagrado. Los órganos de eliminación trabajan más durante la menopausia, hígado, vesícula,páncreas, riñón… por eso tenemos que prepararla con la alimentación y estilo de vida.

Pero de este tema os hablaré en el siguiente post, así que os emplazo hasta la semana que viene.

Chao!