Photo by Carissa Gan on Unsplash

Hola a todas Diosas! Aquí va un listado de los alimentos más usados en cocina macrobiótica. Algunos de ellos son totalmente desconocidos en la cultura mediterránea aunque creo que todo es versionable y podemos sustituirlos por otros alimentos propios de nuestra zona así como preparar recetas tradicionales al estilo macrobiótico. Se trata de facilitarnos la vida y no de encontrar una barrera de entrada que nos haga desistir de empezar con la macrobiótica. Estos serían algunos de los alimentos más utilizados:

  1. Algas:
    • Kombu: Es un alga ancha y gruesa de color verde oscuro. Da mucho sabor y se suele cocinar con legumbres. Hay que tener en cuenta su poder antioxidante para prevenir el cáncer.
    • Nori: Son las hojas de un alga fina, seca y negra. Una vez tostadas sirven para envolver los bollitos de arroz y también el sushi. Es rica en vitamina A, B1, B2, C y D así como proteínas, calcio y hierro.
  2. Arroz integral: Es el arroz completo sin refinar; puede ser de grano corto, mediano y largo. Es el pilar de la dieta macrobiótica por su equilibrio ya que las proporciones de minerales, hidratos de carbono y proteínas son ideales.
  3. Azuki: Es un tipo de alubia roja. Es el alimento que mejor tonifica a los riñones durante el invierno; se suele cocinar con un trozo de alga kombu pues acorta el tiempo de cocción así como reduce los gases que se desprenden de las legumbres.
  4. Bancha: Es el nombre con el que se conocen las hojas del té verde sin recolectar durante más de 3 años. Apenas tiene teína y sí muchos antioxidantes.
  5. Daikon: Es un rábano blanco y largo. Su mayor propiedad es la de disolver depósitos de grasas y mucosidad cuando se consume crudo y rallado.
  6. Gomasio: Son las semillas de sésamo tostado con sal marina y machacado en un mortero llamado suri bachi. El sésamo es fuente de calcio y su aceite es utilizado también para cocinar aunque hay que guardarlo en la nevera porque se oxida muy fácilmente.
  7. Jengibre: Es una raíz picante y aromática, supone el condimento típico de la cocina asiática. Se suele utilizar para calmar las naúseas durante el embarazo así como aumentar la termogénesis del organismo.
  8. Kuzu: Es el almidón extraído de una raíz que pesa unos 90 kilos. Se utiliza para preparar salsas y como remedio medicinal al bajar la fiebre, tratar constipados, diarreas y durante la menopausia ya que tiene capacidad estrogénica.
  9. Mijo: Es un cereal pequeño, de color amarillo y que no contiene glutén. Rico en hidratos de carbono, fibra, grasas insaturadas y vitaminas del grupo B y minerales.
  10. Miso: Es una pasta fermentada de soja con levadura de cebada (mugi) o soja (hatcho). La fermentación debe durar mínimo 1 año. Es ideal para la circulación y el sistema digestivo.
  11. Repollo Chino: Este tipo de col cuenta con hojas largas de color verde clarito. De sabor dulce se utiliza para preparar sopas y guisos.
  12. Shiitake: Es un hongo japonés que permite descargar depósitos de grasas animales y el exceso de sal.
  13. Shoyu: Es una salsa que se obtiene con el trigo fermentado.
  14. Tamari: Es la típica salsa de soja elaborada con el líquido que exudan las habas de soja al fermentar con el miso.
  15. Trigo sarraceno o alforfón: Procede de las estepas rusas. Este cereal se cocina en un momento y nos aporta mucho calor para la época de más frío.
  16. Umeboshi: Es una ciruela pasa o seca a la que se añade sal marina y se deja fermentar bajo una prensa dando lugar a un encurtido que se utiliza para regenerar la flora intestinal, recuperarnos del resfriado y también como condimiento por su sabor ácido y salado.
  17. Platos Macrobióticos:
  • Bollitos de arroz: La receta se prepara con arroz integral cocido con un poco de semillas, tofu, umeboshi o pickles en su interior. Luego se envuelven en hojas de alga nori tostadas.
  • Ensalada prensada: Son verduras cortadas muy finas superpuestas las unas sobre las otras con un poco de sal marina, umeboshi o vinagre tipo shoyu. Luego se coloca sobre ellas una prensa o un plato pesado que las tape. Es lo que se conoce en macrobiótica como pickle. En este proceso que da lugar al ácido láctico, las verduras retienen muchas enzimas digestivas así como vitaminas capaces de fortalecer nuestra flora intestinal.
  • Kimpira: Con este nombre conocemos un plato compuesto por bardana salteada con soja, zanahorias y shoyu (salsa de trigo fermentado). Es muy fortalecedor para el frío.
  • Nishime: Es un método para cocinar verduras, algas y soja durante largo tiempo a fuego bajo y lento condimentado con miso o shoyu. Se cocinan hasta que desaparezca el líquido. Así se facilita la digestión.
  • Oden: Es un plato compuesto de verduras de raíz, algas, soja y pescado adecuado para el invierno pues se cocina a fuego lento.

Espero que os sirva esta lista para reconocer mejor los productos típicos de la macrobiótica. ¡Hasta pronto!