Photho by Stux on pixabay

Buenas a todas Diosas,

En el artículo anterior comencé un nuevo apartado dedicado a la fitoterapia o curación a través de las plantas medicinales. Hoy voy a detallar la terapéutica actual en Occidente en contraposición con el uso de las plantas medicinales.

Las ventajas que tienen las plantas medicinales es que junto a sus principios activos, existen otros constituyentes de acción sinérgica que potencian su acción, la hacen más completa y duradera que un principio activo aislado que es el caso de los fármacos. Sin embargo ciertas plantas han resultado peligrosas, de ahí que los médicos se opongan al empleo desordenado de los remedios naturales.

Así mismo, un gran número de plantas medicinales han superado la prueba de una práctica milenaria en contra posición de los medicamentos nuevos que no pasa de los 5 ó 6 años. Las propiedades curativas más importantes de las plantas medicinales han sido descubiertas por el más seguro de los caminos: El empírico. No se trata de excluirse pues tanto las plantas medicinales y las sustancias químicas obtenidas de los productos naturales se pueden complementar. Se ha descubierto que las plantas medicinales contienen paralelamente a la principal sustancia activa, una serie de otros compuestos biológicos que actúan sobre la biosíntesis de las proteínas, estimulando la síntesis de anticuerpos y reforzando la inmunidad del organismo.

Numerosas plantas medicinales introducen en el organismo ácidos aminados que intervienen en el desarrollo de los procesos nerviosos, de las vitaminas etc. estos efectos suplementarios ejercen una influencia benéfica sobre la enfermedad lo cual explica porqué los efectos de numerosas plantas medicinales como la belladona, castaña, ajo, té y café difieren de los efectos terapéuticos de los productos químicos extraídos de ellos como atropina, vincaína, hipericina, polisulfuros y cafeína, respectivamente. Y esto es así porque los principios activos de las plantas son sustancias vivas que una vez ingeridas, nuestro organismo identifica su código biológico y es capaz de insertarlo en nuestro ADN a diferencia de los principios activos químicos, que son ajenos a nuestra biología molecular y el cuerpo de entrada los pone en cuarentena, reduciendo su efecto en el organismo.

En cuanto a los inconvenientes, la utilización descontralada de las hierbas es consecuencia de:

  • Difícil control de este mercado y falta de una regulación que facilita la adulteración de los preparados botánicos.
  • Interacción entre diferentes hierbas y medicamentos convencionales.
  • Contaminación accidental de plantas con bacterias y hongos tóxicos.
  • Falta de estandarización debido a la diversidad genética y a los cambios del medio en el que se desarrollan.
  • Desconocimiento de los efectos adversos de su uso ya que habitualmente no se informa de ello a las autoridades sanitarias ni a los consumidores.

En la actualidad, el uso terapéutico de la herboristería ayuda a mejorar los siguientes problemas:

  • Control de peso.
  • Antienvejecimiento.
  • Articulaciones, huesos, músculos, traumatismos.
  • Cansancio.
  • Circulación.
  • Colesterol y tensión arterial.
  • Digestión y tránsito intestinal.
  • Problemas femeninos.
  • Insomnio y nerviosismo.
  • Piel y belleza.
  • Respiratorios.
  • Vías urinarias

Por otro lado en los herbolarios hay un sin fin de preparados con plantas medicinales, conviene saber para qué sirven cada uno de ellos y cómo nos benefician según la dolencia que tengamos. En los siguientes artículos, me voy a detener en explicar las dolencias típicas de cada estación y como afrontarlas haciendo uso de los remedios caseros a base de plantas medicinales. Espero que os guste.