Photo by RPN on Pixabay

Hola a todas Diosas, continuando con el tema de las plantas medicinales antes de abordar qué usos les podemos dar y cómo prepararlas, me gustaría haceros un breve esquema de sus principios activos es decir, de la sustancia que cuenta con la acción terapéutica en nuestro organismo y que permite que nos recuperemos de las dolencias que padezcamos o consigamos un determinado efecto en cuestión. Es realmente el elemento estrella de la hierba sin la cuál no tendría sentido que se denominara medicinal.

Aunque los nombres os resulten un poco extraños, quiero que por lo menos os suenen para que no os den gato por liebre a la hora de pedir preparados en los herbolarios. Pues bien, los principios activos de las plantas medicinales se pueden clasificar según su ESTRUCTURA QUÍMICA:

  1. Glucósidos formados por un azúcar y un no-azúcar. y que a su vez pueden ser, entre otros:
    • Antraquinónicos con efectos laxantes y
    • Cardiotónicos para disminuir la frecuencia cardíaca.
  2. Polifenoles que se clasifican en:
    • Ácidos fenólicos, FlavonoidesCumarinas y Taninos.
  3. Terpenoides entre los que destacan las Saponinas.
  4. Alcaloides son sustancias muy tóxicas para el organismo incluso en dosis bajas.
  5. Otros principios activosGomas y Mucílagos.
  6. Nutrientes esenciales que también nos aportan las plantas medicinales como vitaminas y minerales, aminoácidos, carbohidratos, fibras, azúcares, ácidos orgánicos, lípidos y antibióticos.

Sin embargo, a efectos prácticos las plantas medicinales conviene clasificarlas según sus propiedades curativas y en función del aparato donde actúan.

  1. PROPIEDADES CURATIVAS:  
  • Amargas, antidiaforéticas, antiasmáticas, antiescleróticas, antihelménticas, antidabéticas, aromáticas, astringentes, carminativas, colagogas, coleréticas, cardiotónicas, citostáticas, diaforética, diuréticas, expectorantes, ginecológicas, galactagogas, hipotensivas, hipertensivas, laxantes, sedantes y vulnerarias.

2. APARATO DONDE ACTÚAN, se refiere al sistema corporal donde despliegan sus efectos.

DIGESTIVO

  • Gástrico: Anís, hierbaluisa, manzanilla, poleo y regaliz.
  • Intestinal: Cáscara sagrada.

RESPIRATORIO

  • Vías respiratorias: Eucalipto y tomillo.
  • Bronquios: Llantén, malvavisco y pino.

CIRCULATORIO

  • Cardíaco sedante: Espino albar.
  • Arterial hipotensor: Ajo, muérdago, olivo.
  • Retorno venoso: Castaño de indias, ginkgo.

DEPURACIÓN: Bardana, cola de caballo.

NERVIOSO

  • Excitantes: Eleuterococo, ginseng, guaraná y romero.
  • Sedantes: Azahar, lavanda, pasiflora, tila y valeriana.
  • Antidepresivo: Hipérico.

URINARIO

  • Diuréticas: A  nivel de riñón funcionan el abedul, cola de caballo, maíz y ortiga.
  • Próstata: Como descongestionante destaca las semillas de calabaza y sabal.
  • Antiséptico urinario: Brezo.

ANTIREUMÁTICO: Destacan  árnica y harpagofito

HEPÁTICO: Alcachofera, boldo, cardo mariano y diente de león.

INMUNITARIO: Echinacea, hongo shiitake y alga espirulina.

Este es una clasificación bastante completa para que empecéis a diferenciar las plantas por sus efectos en nuestro organismo así como para identificar el  malestar al que puede aliviar cada uno de los principios activos. ¡Hasta pronto!