Photo by RPN on Pixabay

Hola a todas Diosas, continuando con el tema de las plantas medicinales antes de abordar qué usos les podemos dar y cómo prepararlas, me gustaría haceros un breve esquema de sus principios activos es decir, de la sustancia que cuenta con la acción terapéutica en nuestro organismo y que permite que nos recuperemos de las dolencias que padezcamos o consigamos un determinado efecto en cuestión. Es realmente el elemento estrella de la hierba sin la cuál no tendría sentido que se denominara medicinal.

Aunque los nombres os resulten un poco extraños, quiero que por lo menos os suenen para que no os den gato por liebre a la hora de pedir preparados en los herbolarios. Pues bien, los principios activos de las plantas medicinales se pueden clasificar según su ESTRUCTURA QUÍMICA:

  1. Glucósidos formados por un azúcar y un no-azúcar y que a su vez pueden ser:
    • Antraquinónicos con efectos laxantes y purgantes como el Aloe vera.
    • Cardiotónicos para disminuir la frecuencia cardíaca como la Digitalis.
    • Cianogénicos con acción sedante como las Almendras amargas.
    • Cumarínicos con propiedades amargas como la Genciana.
  2. Polifenoles que se clasifican en:
    • Ácidos fenólicos con acción analgésica como el «timol» del Tomillo.
    • Flavonoides con efectos fitoestrgéncia como la Soja.
    • Cumarinas con efectos sobre el sistema vascular y propiedades fotosensibilizantes como la Manzanilla.
    • Lignanos como la «silimarina» del Cardo Mariano que es hepatoprotector.
    • Taninos con propiedades astringentes como el Té verde.
    • Quinonas con propiedades antimicrobianas, como la Drosera.
  3. Terpenoides divididos en:
    • Iridoides su  nombre procede de unas hormigas australianas a partir de las cuales se aisló el principio activo familia de la Genciana.
    • Lactonas sesquiterpénicas de sabor amargo como el Cardo santo, el Ajenjo y el Diente de león estimulantes hepáticos.
    • Saponinas con propiedades hemolíticas como la Caléndula.
  4. Alcaloides son sustancias muy tóxicas para el organismo incluso en dosis bajas. El primer alcaloide que se aisló fue la morfina.
    • Derivados del tropano en el sistema nervioso producen delirio, vértigo, alucinaciones e incluso la muerte por parálisis respiratoria. Destaca la «atropina» extraída de Atropa Belladona .
    • Derivados de la quinoleína como la «quinina» con acción antimalárica debido a la «quinina» que es un tóxico para protozoos y paramecios.
    • Derivados de la isoquinleína  como la «morfina» aislado del Opio; es un analgésico que deprime la percepción del dolor. También destacan la  «codeína» con acción antitusiva.
    • Otros alcaloides:
      • Semillas de Cacao que contienen Teobromina con acción estimulante.
      • Hojas de Coca que contienen cocaína que actúa como anestésico local.
      • Hojas de Tabaco que contienen nicotina y ejercen un poder estimulante.
  5. Otros principios activos:
    • Gomas como las leguminosas.
    • Mucílagos que se hinchan y forman geles con agua para aplicarse en uso externo como cataplasmas e internos por su acción antiinflamatoria. Igualmente son protectores gástricos y laxantes al aumentar el peristaltismo. Ejemplos son el Higo, Malvavisco, Membrillo, Sen.
  6. Nutrientes esenciales que también nos aportan las plantas medicinales:
    • Vitaminas y minerales, Aminoácidos, Carbohidratos, Fibras, Azúcares, Ácidos orgánicos, Lípidos y Antibióticos.

Sin embargo, a efectos prácticos las plantas medicinales conviene clasificarlas según sus propiedades curativas y en función del aparato donde actúan.

  1. PROPIEDADES CURATIVAS: Las sustancias activas de los vegetales determinan un efecto terapéutico sobre le organismo humano aunque una misma planta se puede utilizar para más de un tratamiento.
  • Amargas: Tienen una función aperitiva en caso de inapetencia:
    • Amargas Puras: Genciana.
    • Amargas Aromáticas: Artemisa.
    • Amargas Astringentes: Corteza de candurango.
    • Amargas Mucilaginosas: Cáñamo.
  • Antidiaforéticas: Reducen la transpiración excesiva. Se puede utilizar vía interna como la salvia  o aplicar por vía externa como la corteza del Nogal.
  • Antiasmáticas con acción antiespasmódica bronquial como  la Belladona.
  • Antiescleróticas  adecuadas para las alteraciones degenartivas del sistema circulatorio como el Espino albar.
  • Antihelmínticas: Actúan contra los parásitos intestinales como la Granada.
  • Antidabéticas: Contienen sustancias llamadas glucoquininas que ayudan a producir insulina en el páncreas. Por ejemplo, el Arándano.
  • Aromaticas son antisépticas, corrigen el sabor y olor de otras sustancias como la Salvia.
  • Astringentes: Por su alto contenido en taninos drenan el tejido y las mucosas así como ejercen una acción antiinflamatoria, por ejemplo el Orégano.
  • Carminativas: Facilitan la evacuación de los gases intestinales, contracciones dolorosas y calambres en el intestino. Por ejemplo la Manzanilla.
  • Colagogas: Facilitan la expulsión de la bilis retenida en la vesícula biliar: Diente de león.
  • Coleréticas: Activan la producción de bilis por el hígado: Agrimonia.
  • Cardiotónicas: Contienen glucósidos capaces de ejercer una aceleración del ritmo cardiaco como el Espino albar.
  • Citostáticas con acción antitumoral como el Kalanchoe.
  • Diaforética o Sudoríferas: Facilitan la transpiración como el Saúco.
  • Diuréticas: Aumentan la cantidad de orina eliminada, son desinfectantes y ayudan a eliminar sedimentos en la orina y pequeños cálculos como el Brezo.
  • Expectorantes: Son plantas mucilaginosas que se hinchan en presencia del agua para humedecer la zona de la laringe y reducir la tos y la inflamación como el Malvavisco.
  • Ginecológicas: Actúan contra los dolores menstruales y calambres de los músculos lisos de la pelvis como la Ruda.
  • Galactagogas que estimulan la secreción de leche materna como el Hinojo.
  • Hipotensivas: Consiguen bajar la tensión arterial como el Ajo.
  • Hipertensivas: Elevan la tensión arterial como la Genciana.
  • Laxantes: Aceleran la evacuación intestinal como el  Lino.
  • Sedantes que relajan el sistema nervioso central como la Valeriana.
  • Vulnerarias reducen las inflamaciones a la vez que aceleran la renovación de los tejidos dañados como la Caléndula.

2. APARATO DONDE ACTÚAN, se refiere al sistema corporal donde despliegan sus efectos.

DIGESTIVO

  • Gástrico: Anís, hierbaluisa, manzanilla, poleo y regaliz.
  • Intestinal: Cáscara sagrada.

RESPIRATORIO

  • Vías respiratorias: Eucalipto y tomillo.
  • Bronquios: Llantén, malvavisco y pino.

CIRCULATORIO

  • Cardíaco sedante: Espino albar.
  • Arterial hipotensor: Ajo, muérdago, olivo.
  • Retorno venoso: Castaño de indias, ginkgo.

DEPURACIÓN: Bardana, cola de caballo.

NERVIOSO

  • Excitantes: Eleuterococo, ginseng, guaraná y romero.
  • Sedantes: Azahar, lavanda, pasiflora, tila y valeriana.
  • Antidepresivo: Hipérico.

URINARIO

  • Diuréticas: A  nivel de riñón funcionan el abedul, cola de caballo, maíz y ortiga.
  • Próstata: Como descongestionante destaca las semillas de calabaza y sabal.
  • Antiséptico urinario: Brezo.

ANTIREUMÁTICO

Destacan  árnica y harpagofito

HEPÁTICO

Alcachofera, boldo, cardo mariano y diente de león.

INMUNITARIO

Echinacea, hongo shiitake y alga espirulina.

Este es una clasificación bastante completa para que empecéis a diferenciar las plantas por sus efectos en nuestro organismo así como para identificar el  malestar al que puede aliviar cada uno de los principios activos. ¡Hasta pronto!