Photo by Ivabalk  on  Pixabay.

Hola Diosas, continuando con el el artículo anterior en que os describía las dolencias más comunes en primavera y sus remedios, hoy me voy a detener en las claves para realizar una depuración propia de la primavera y como afrontar los problemas de piel y falta de vitalidad.

DEPURACIÓN DETOX

Las dietas depurativas que se deberían llevar en primavera tendrían que seguir unas pautas muy acordes con esta estación, la más propicia para depurar y limpiar el organismo. En primer lugar, recordar que venimos de la temporada otoño-invierno durante la cual hemos comido unos alimentos más concentrados y contundentes para aportar calor y energía al cuerpo. Sin embargo, este tipo de alimentación nos ha dejado una mochila muy pesada llena de grasa y sal, fundamentalmente. Por ello, a principios de la primavera ya deberíamos incorporar alimentos más frescos y preparaciones más ligeras como verduras de la estación, brotes, germinados, cebada como cereal protagonista y salteados cortos o al vapor. Igualmente, reducir el consumo de carnes, huevos, horneados y sal. Con estas pautas, ya habremos ganado mucho de cara a cómo afrontar la primavera y el verano.

Los menús podrían consistir en una crema de avena o batido de pera con algún vegetal tipo berro para el desayuno, fruta de temporada  para tomarla entre horas, como comida una sopa de miso blanco, más suave para el calor, seguida de una legumbre con cereal y verduras por ejemplo, lentejas estofadas con zanahorias y cebada y para cenar, una proteína ligera como  pescado acompañada de verduras al vapor o ensalada con germinados.

Igualmente y coincidiendo con la luna menguante, podríamos dedicar algunas horas o algún día de ayuno, siempre bajo supervisión de un centro especializado en ayunos. Yo no lo he hecho de momento, por lo que no puedo dar consejos al respecto. Sin embargo, las anteriores pautas de alimentación así como bajar el ritmo de obligaciones y salir a pasear a la naturaleza para oxigenarnos son claves para potenciar los efectos de la limpieza del organismo en primavera.

ALOE: Se suele utilizar este remedio para preparar una limpieza más profunda del colon; consiste en tomar en ayunas una cucharada de aloe, con una cucharada de miel mezclado en zumo de naranja. Si sufrimos del estómago, sustituir la naranja por mandarina o sólo agua que es más suave. Aunque es compatible, hay que tener precaución durante el embarazo y la lactancia y en ningún caso emplear en menores de 2 años.

PIEL: Casi todos los problemas de piel que sufrimos en esta estación, están directamente relacionados con el estado de nuestro hígado. Ésta es la temporada en que dicho órgano intensifica su trabajo de depuración y desintoxicación promoviendo la salida de las impurezas a través de la piel, por ello, una buena manera de ayudarle es reduciendo o eliminando durante un tiempo las grasas y los alimentos salados que tanto daño le hacen pues suponen un sobreesfuerzo añadido a su función.

ABEDUL: Con la decocción de 100 gramos de corteza o de sus hojas en 1 litro de agua, conseguimos eliminar el ácido úrico y toxinas que se acumulan en articulaciones y que afloran en nuestra piel como medio de eliminación. Tomar 3 tazas al día.

FUMARIA: Mejora notablemente problemas de dermatitis y acné propios de las crisis de toxicidad durante las que el hígado descarga sus toxinas. Conseguimos una loción con 50 gramos de hierba seca hervidas en ½ litro de agua durante 5 minutos. La dejamos reposar 15 minutos, luego empapamos un algodón en este líquido y humedecemos la zona lesionada. Atención por su poder narcótico pues puede producir decaimiento.

TOMILLO: En caso de acné, hervimos 2 cucharadas de hojas de hierba seca en 1 litro de agua. Hacemos  vahos y a continuación, pasaremos un hielo envuelto en una gasa para cerrar los poros

ÚLCERAS Y LLAGAS

COL: Haremos un cataplasma de hojas calientes y machacadas sobre heridas y úlceras

HIGO: Un clásico remedio consiste en aplicar una breva abierta por la mitad asada o hervida en leche directamente sobre la úlcera o llaga.

ROMERO: Las irritaciones de la piel mejoran añadiendo al agua de la bañera 2 cucharadas de romero y 2 de saúco. Realizar el baño una vez por semana. En caso de úlcera de cúbito, preparar un alcohol con 100 gramos de hierba macerados en 1 litro de alcohol de 30-40 grados durante 30 días y aplicar en la zona.

ROSA: Para las cicatrices y heridas de la piel, utilizaremos el aceite esencial y en caso de necesitar hacer gárgaras o colirios oculares, preparamos una infusión de 30 gramos de hierba por 1 litro de agua.

TOMILLO: Para las úlceras de decúbito, preparamos un alcohol igual que el de romero. En caso de conjuntivitis, preparar una infusión y humedecer un algodón para hacer un lavado de ojos.

VITALIDAD: Si la primavera se considera desde antiguo, el renacer de la vida, una nueva oportunidad para planificar proyectos y llevarlos a cabo, una explosión de verdor y color arrolladores, para las personas con un hígado sobrecargado puede representar una apatía y falta de vitalidad ya que se ven incapaces de seguirle el ritmo explosivo de la estación. Es lo que se denomina astenia primaveral. Aunque la alimentación juega un papel decisivo para revertir esta condición y necesitemos en primer lugar descongestionar el hígado, podemos ayudarnos con los siguientes remedios:

COCO: Prepararnos un batido con la pulpa de coco, plátano y aguacate y tomarlo en el desayuno.

COLA DE CABALLO: Preparar un cocimiento con una cucharada de cola de caballo y ortiga en ½ litro de agua y tomarlo 3 veces al día; complementarlo con una ensalada de brotes tiernos de cebolleta y ajetes y un licuado de zanahoria y levadura de cerveza. Las personas que sufran cándidas deben evitar el uso de la levadura. No utilizar durante el embarazo, lactancia ni en caso de gastritis.

GINSENG Rojo o Eleuterococo se puede tomar en comprimidos. Es un refuerzo para nuestro sistema inmune y una ayuda para nuestra actividad cerebral; sin embargo tiene una carga estrogénica potente haciéndolo perjudicial para las mujeres que sufren de Síndrome premenstrual.

Con esta clasificación, termino con los remedios para dolencias típicas de la primavera a base de plantas medicinales. Espero que os haya sido de ayuda y que lo podáis llevar a la práctica. ¡Hasta pronto!